fbpx

Herodes: ¿Gran rey o loco paranoico?

Herodes

Pocas figuras en la historia han tenido una reputación tan controvertida como el rey Herodes I de Judea. En la tradición cristiana, Herodes es el villano de la historia de Navidad. El Evangelio de Mateo relata cómo el rey ordena la muerte de todos los bebés varones tras el nacimiento de Jesús, un evento llamado Masacre de los Inocentes. Llamar a este rey «grande» no parece apropiado, dada esa atrocidad.

Para muchos eruditos, sin embargo, el honorífico de Herodes es merecido. El rey de los judíos durante la última parte del siglo I a.C. era un hábil administrador. Creó magníficas obras de construcción pública en toda Judea, sobre todo la colosal reconstrucción del Templo en Jerusalén. Herodes salvó a su pueblo del hambre a mediados de los años 20 a.C. Aunque su reinado fue en gran parte una época de paz y prosperidad para Judea, a menudo sus súbditos lo trataban con profunda sospecha.

El gobierno de Herodes fue un exquisito acto de equilibrio entre apaciguar a sus amos romanos y atender las necesidades del pueblo judío. La tensión de este esfuerzo, más el ambiente tóxico de la intriga de la corte, podría haber llevado a Herodes a volverse cada vez más paranoico, cruel y errático hacia el final de su vida. Algunos historiadores creen que su comportamiento durante este período posterior hizo creíble su orden de la llamada Masacre de los Inocentes a pesar de la falta de evidencia histórica de que tal atrocidad haya ocurrido.

Sin embargo, hay un aspecto de este colorido rey en el que todos los comentaristas están de acuerdo: Halagado, engatusado y usado por Roma, Herodes el Grande nunca pudo ganarse por completo los corazones y las mentes de todos sus súbditos judíos. Roma, por otro lado, necesitaba a Herodes tanto como Herodes necesitaba a Roma, cultura y lengua con la cual el rey judío se había identificado estrechamente toda su vida.

Una escultura de piedra del emperador romano Augusto, que gobernó en la época del rey Herodes.

Escultura en piedra del emperador romano Augusto, que gobernó en la época del rey Herodes.

El ascenso al poder

A principios del siglo II a.C., la dinastía seléucida, ahora en declive, gobernó los restos del imperio oriental de Alejandro Magno desde su base en Siria. Más al sur, la dinastía egipcia que heredó las posesiones de Alejandro, los Ptolomeos, también estaba comenzando a desmoronarse. Emparedados entre estos dos poderes debilitados, los judíos de Judea aprovecharon su momento en la revuelta de los Macabeos (circa 167-164 a. C.), logrando brevemente la independencia del dominio seléucida y expandiendo sus territorios a tierras bajo la dinastía Asmonea.

Habiendo recibido al principio la bendición de Roma, el reino judío independiente sintió cada vez más la presión de la expansión de la República Romana en la región. Cuando Judea se convirtió en un estado vasallo de Roma en el 63 a. C., los gobernantes encontraron un colaborador voluntario en el padre de Herodes, Antípatro, que fue nombrado procurador —gobernador financiero— de la nueva provincia romana.

Dividida sobre si luchar contra los romanos o unirse a ellos, estalló la guerra civil en la dinastía Asmonea. Herodes, el hijo de Antípatro, pidió ayuda a Roma y fue nombrado rey de Judea en el año 40 a. C. En ese momento, Jerusalén estaba ocupada por tropas partas, que luchaban en nombre de los judíos antirromanos. Con la ayuda de Roma, el rey Herodes volvió a tomar la ciudad en el 37 a. C., desde donde desarrolló excelentes relaciones con figuras imperiales de alto rango, incluido Marco Antonio.

Esta relación podría haber llevado a la desaparición de Herodes, ya que Antonio intentó derrotar a Octaviano (el futuro emperador Augusto), pero él mismo fue derrotado en la batalla de Actium en el 31 a. C.

El triunfante Octavio exigió una audiencia con Herodes. Temiendo por su vida, el rey de Judá juró lealtad a Octavio, quien confirmó el lugar de Herodes como rey. El historiador judío Flavio Josefo escribe que Octaviano vio la fidelidad de Herodes a Marco Antonio como un buen indicador de que él también sería fiel a Roma.

Sin embargo, a los ojos de sus súbditos judíos piadosos, la lealtad de Herodes a los romanos paganos y la admiración por el estilo helenístico olía a traición. Lo habían puesto en el trono de Judea sólo después de que las fuerzas romanas derramaron una cantidad considerable de sangre judía. Sumado a esto, su linaje estaba lejos de ser puro. La familia de Herodes se había convertido al judaísmo, pero la familia de su padre descendía de Edomeos y su madre era árabe. Lo peor de todo es que Herodes pasó por alto las costumbres y leyes de la religión judía.

Maqueta del Palacio de Herodes en Jerusalen

Maqueta del Palacio de Herodes en Jerusalén

Logros de coronación

Herodes cultivó cuidadosamente su imagen de sofisticado impregnado de la cultura grecorromana. Si los escritores del Nuevo Testamento lo vieron como un tirano, Herodes se vio a sí mismo como el modelo del refinamiento. Se hizo amigo de las principales figuras romanas, llenándolas de invitaciones a sus palacios en Jerusalén y Jericó. La sucesión de nobles gentiles, filósofos, historiadores, poetas y dramaturgos que fluían por la corte real irritó a los saduceos y esenios, las principales sectas judías concentradas en Jerusalén y sus alrededores. De alguna manera, ambos grupos eran muy diferentes: los saduceos representaban a la oligarquia, ocupando un alto cargo religioso en el templo, mientras que los esenios eran una secta apocalíptica que deseaba ver el judaísmo purificado y reformado. Aun así, ambos creían que el rey estaba corrompiendo intencionalmente las costumbres judías dentro de su corte.

Según el historiador Nicolás de Damasco, uno de los amigos cercanos de Herodes, el rey descuidó los asuntos de estado y el estudio de la ley judía para dedicar su tiempo a estudiar filosofía, retórica y la historia de Grecia y Roma. Los asuntos estatales se delegaron en aquellos funcionarios con educación griega. Cuando el rey llevó a cabo actos religiosos, sus piadosos críticos no quedaron convencidos. Herodes sabía que gobernar Judea era imposible sin el consentimiento de los influyentes fariseos, a quienes cortejó cuidadosamente con varias concesiones. Era capaz de mantenerlos a su lado, pero nunca se ganaría su total confianza o lealtad.

Según el historiador Josefo, las nuevas ciudades de Herodes irritaban a la clase sacerdotal judía porque sus monumentos paganos estaban insultantemente cerca de Jerusalén. Construido entre el 22 y el 10 a.C., Herodes nombró a Cesarea Marítima en honor a su patrón, César Augusto. Se construyó alrededor de un puerto artificial, protegido con rompeolas de hormigón. Esta notable proeza de ingeniería fue la base de la flota herodiana, que el rey puso por completo al servicio de Roma.

Dibujo representacion de Ceasarea Maritima construida por herodes / Dibujo por JC Golvin

Dibujo representacion de Ceasarea Maritima construida por herodes / Dibujo por JC Golvin

Los templos de Cesarea estaban dedicados a la diosa Roma y al propio Augusto. Cada cinco años, Herodes organizaba luchas de gladiadores, dedicadas a Augusto y su esposa Livia, y donde los bailarines extranjeros casi superaban en número a los invitados. Se entregaron magníficos premios a los ganadores y circularon rumores de fiestas salvajes y orgiásticas. Las autoridades judías miraron el exceso con profunda desaprobación. Vieron la lucha de gladiadores como fundamentalmente inmoral, creyendo que toda la vida humana pertenecía al Altísimo.

Si Cesarea —oficialmente la capital de Judea desde el año 6 a. C. — podía descartarse como una ciudad para los paganos, la ciudad santa de Jerusalén también estaba amenazada por los instintos romanistas de su gobernante. La tensión se centró en el Segundo Templo allí, un edificio que simboliza la compleja relación de Herodes con su fe.

Iniciado en el año 20 a. C., el programa de restauración de Herodes recuperó la estructura en piedra blanca y duplicó el patio a su alrededor. Herodes trató de exaltar la fe judía, pero lo hizo utilizando arquitectos helénicos. La grandiosa corte pronto se llenó de prestamistas, una afrenta a los judíos piadosos que, según Josefo y otros escritores judíos de la época, estaban enojados por la administración corrupta del Templo, una ira que sintió más tarde un Jesús de Nazaret: “Mi Casa será llamada casa de oración”, clama Jesús en el Evangelio de Mateo, “pero vosotros la habéis hecho cueva de ladrones”.

Los historiadores modernos argumentan que, a pesar de tan coloridos ejemplos de codicia, el gobierno de Herodes fue notablemente constructivo. A pesar de todas las cavilaciones de los sacerdotes, la diplomacia de Herodes aseguró la supervivencia de la identidad judía en un momento turbulento en el Mediterráneo oriental. Su contribución a la cultura material de Judea no tuvo precedentes. Construyó las fortalezas de Masada y Herodión, además de asegurar el suministro de agua para Jerusalén. Utilizando sus contactos con Roma durante la hambruna del 25 al 24 a.C., organizó la importación de grano egipcio para alimentar a su pueblo. Sin embargo, incluso los biógrafos comprensivos de Herodes reconocen que el comportamiento violento de sus últimos años contribuyó mucho a mancillar su legado.

Reconstruccion del Segundo Templo por Herodes

Reconstruccion del Segundo Templo por Herodes

El rey loco

Durante su reinado, la vida doméstica del rey Herodes fue una fuente de creciente escándalo en Jerusalén. Además de asociarse con un gran número de concubinas, se cree que Herodes tuvo un total de nueve esposas y, a veces, estuvo casado con más de una al mismo tiempo.

Las intrigas palaciegas y los complots dinásticos alimentaron una creciente sensación de paranoia en Herodes. Algunos pueden haber sido genuinos, pero otros fueron el fruto de la vívida imaginación de Herodes. La sospecha continua de una conspiración lanzada por los restos de la dinastía Asmonea provocó una ola de derramamiento de sangre. Herodes hizo matar a muchos miembros de su propia familia durante sus frecuentes purgas. Entre sus víctimas se encontraba su cuñado Aristóbulo el Joven, a quien había nombrado sumo sacerdote anteriormente, así como el antiguo rey asmoneo Hircano II, que había gobernado antes que él. Su esposa Mariam también pereció bajo sus órdenes y, lo más brutal de todo, sus dos hijos, Alejandro y Aristóbulo. Desheredado a su hijo mayor, Antipater, nacido de su primera esposa, Doris, solo para ejecutarlo más tarde.

Muchos civiles también terminaron con sus vidas en las mazmorras del palacio, víctimas del plan sistemático de Herodes para eliminar a cualquiera que mostrara lealtad al anterior régimen asmoneo.

Torturado por la inseguridad, el deseo de venganza de Herodes se volvió cada vez más escabroso. Josefo escribe cómo, habiendo entrado en su última y agonizante enfermedad, Herodes ordenó que, tras su muerte, los nobles clave del país fueran acorralados en el anfiteatro de Jericó y asesinados con flechas. A su muerte en el 4 a. C., la orden nunca se cumplió. Tampoco hay pruebas directas de que haya ocurrido la matanza de los inocentes en Belén, aunque la historia no es poco creíble dado el estado mental de Herodes. Sus acciones crearon una paradoja histórica intrigante: un gobernante que podía, por un lado, crear un reino estable y rico, pero aun así despertar sentimientos de desconfianza y falta de respeto entre sus súbditos.

Herodion

La fortaleza de Herodión, con la tumba del rey Herodes
y el teatro que construyó entre el 23 y el 15 a. C. en el desierto de Judea, al sureste de Belén

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.