fbpx

La historia de los jardines Bahai en Haifa

Toda la bahía de Haifa está frente a ti, con los barcos y las casas a de la colonia alemana iluminadas. Pasear por los espectaculares rincones del Jardín Bahai, el sol brillando sobre la cúpula dorada y el mármol lleno de esplendor, hacen de esta una experiencia inolvidable e inspiradora.

La Fe bahai es una de las religiones más jóvenes del mundo. Comenzó en 1844 en la ciudad de Shiraz en Irán, con la aparición del Bab, el «heraldo», Said Ali Muhammad. El Báb declaró que su trabajo era preparar el camino para la venida del Gran Profeta, quien abriría un nuevo capítulo en la vida de la humanidad, un capítulo de paz, tranquilidad y unidad. Durante sus seis años de funcionamiento, miles de musulmanes chiítas se reunieron alrededor del Báb, esperando la revelación. Apareció en la persona de Mirzá Husayn-‘Alí, era un noble y uno de los primeros seguidores importantes del Báb. Fue llamado Bahá’u’lláh y la comunión de creyentes fueron llamados «Bahaísmo» en su nombre. Debido a su alto estatus, las autoridades iraníes no lo ejecutaron, sino que lo enviaron a prisión en Akko. Su hijo, Abdul, también fue encarcelado, luego de ser liberado proclamó en 1908 a Haifa como la ciudad más sagrada para la religión bahai.

Los bahais aceptan miembros de todas las religiones y razas, pero un judío que desee convertirse en tendrá que emigrar de Israel, ya que el Bahá’u’lláh se comprometió en ese momento frente al Sultán Otomano a no hacer proselitismo en el territorio de Palestina y el mismo acuerdo continuó en la época del Mandato Britanico y luego con la declaración de la independencia. Tanto el Estado de Israel como el municipio de Haifa tienen un claro interés en mantener relaciones con los bahais. La construcción de la Casa Universal de Justicia, en la que se invirtieron millones de dólares, es una fuente de empleo para cientos de residentes de Haifa y un punto de interés turístico sumamente importante.

Jardines Bahai

Los Jardines y la Cúpula dorada

El Monte Carmelo, sagrado tanto para los cristianos como para los judíos, también es de gran importancia para los bahais y sirve como su centro espiritual y administrativo. En el corazón de las laderas del Carmelo se encuentra el Templo del Bab, precursor de la religión. El templo está rodeado de espectaculares jardines colgantes esculpidos en la ladera de la montaña. El Templo Bab, conocido como la «Cúpula Dorada», es uno de los sellos más conocidos de Haifa.

Este templo en mármol italiano y sostenido por columnas de granito rosa comenzó a construirse en 1953. La cúpula tiene cuarenta metros de altura y está cubierta con 14.000 ladrillos dorados importados de los Países Bajos. Como todos los templos bahais, tiene nueve lados que simbolizan las nueve religiones principales. Los dieciocho jardines colgantes monumentales conectan el pie de la montaña con la cima, nueve de ellos sobre el templo y nueve debajo de él. El diseñador de los jardines es el arquitecto Fariborz Sahba, quien ha ganado fama internacional por diseñar la casa de oración bahai en la India conocida como el «Templo del Loto«.

Todas las 18 terrazas han sido diseñadas como jardines colgantes a lo largo de las laderas del Carmelo, creando un camino de acceso al Templo, único en belleza e importancia propio de uno de los sitios más sagrados para los bahais en el mundo. Los jardines colgantes están diseñados en nueve círculos concéntricos, que parecen olas que emanan del templo en su centro. Todas las líneas redondeadas enfocan el ojo y el corazón hacia el centro. La combinación de elementos de luz y agua juega un papel importante en el diseño de los jardines, además de decoraciones adicionales que enriquecen el paisaje.

El Bahaísmo

Las enseñanzas de Bahá’u’lláh se basan en que hay un único Dios que va revelando su voluntad a la humanidad de manera progresiva. Según el punto de vista bahaí, cada una de las grandes religiones introducidas por los Mensajeros de Dios —como Moisés, Abraham, Krishna, Lao-Tse, Buda Gautama, Zoroastro, Jesucristo, Mahoma, Bahá’u’lláh y El Báb— constituyen etapas sucesivas en el desarrollo espiritual de la civilización. Los bahaís a menudo emplean el término «revelación progresiva», que significa que Dios se revela a la humanidad progresivamente, a medida que maduramos y podemos comprender el propósito de Dios al crear la humanidad.

La fe bahai afirma que, aunque nuestra época está a oscuras, el futuro de la humanidad es brillante y la paz mundial es inevitable. También establece que Bahá’u’lláh es la manifestación de Dios para nuestra época. Un bahai se dedica a seguir sus enseñanzas y observar sus leyes a través de una vida de servicio dedicada al bienestar de la humanidad.
Los principios centrales de la fe bahaí se resumen en tres unidades: la unidad de Dios, la unidad de la humanidad y la unidad de la religión como una serie de revelaciones sucesivas.

Vista aérea de la terraza del puente detrás del Santuario del Báb | Cortesía de Zvi Roger – Municipio de Haifa

Recorrer estos hermosos jardines tan llenos de espiritualidad y alegría, donde los verdes y azules, los rojos, naranjas y amarillos vibran y brillan, donde la naturaleza en su máximo esplendor nos acuna, nos hace realmente creer que la unidad es posible.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.