fbpx

Los 10 principales sitios declarados Patrimonio Mundial por la UNESCO en Israel

masada

Ningún otro lugar del mundo ofrece una concentración tan alta de sitios declarados Patrimonio de la humanidad por la UNESCO en un área tan pequeña como Israel. Sus ciudades y paisajes abarcan más de 3.000 años de historia, cultura y religión, mientras que las maravillas naturales salpican la tierra de norte a sur. Aquí hay una lista de sitios que se han convertido en adiciones fabulosas a la Lista del Patrimonio Mundial.

jardines bahai

Los jardines bahai en Haifa

La religión sagrada de la fe bahai ha cobrado fuerza de manera significativa, y ahora la practican 5 millones de personas. Con una historia de peregrinaciones, Israel alberga varios lugares sagrados bahais y dos están incluidos en la lista del Patrimonio Mundial de la UNESCO: el Santuario del Báb en Haifa y el Santuario de Bahá’u’lláh en Acre. Además de tener un valor religioso, los santuarios son algunos de los sitios más visitados en el Medio Oriente debido a sus impresionantes jardines, planeados por el arquitecto iraní Fariborz Sahba. Los «jardines colgantes de Haifa» ascienden por 19 coloridas terrazas ubicándose en la terraza central el Santuario del Báb con su cúpula dorada. Desde aquí, los visitantes pueden mirar hacia la bahía de Haifa y ver la zona más sagrada para el Behaísmo, la Galilea occidental, donde el santuario de El Bahja marca el lugar de muerte de su Profeta Bahá’u’lláh.

bet guvrin

Las cuevas de Bet Guvrin

Ubicado en el Valle de Judea, las cuevas debajo de Maresha y Bet Guvrin son las últimas adiciones a la lista del Patrimonio Mundial de la UNESCO de sitios protegidos en Israel. El importante sitio arqueológico contiene más de 3.000 cámaras talladas en la suave tiza de Judea debajo de las ciudades de Maresha y Bet Guvrin. Estas canteras subterráneas proporcionaron un lugar para el culto; para enterrar a los muertos; para levantar almacenes y construir y almacenar cisternas para almacenar agua y prensas de aceite. En el cruce de rutas comerciales entre Mesopotamia y Egipto, las cuevas en forma de campana son un testimonio de la variedad de culturas incrustadas en la historia de la región y la evolución de tales culturas desde el siglo VIII a.C. hasta la época de los cruzados.

masada

Masada

Masada, que ofrece las vistas más impresionantes del desierto de Judea y una historia escalofriante, es una fortaleza natural asombrosa que se aferra a la ladera de la montaña que se eleva por sobre el Mar Muerto. Se encuentra a 400 metros sobre el nivel del mar, con vistas de 360 grados, y es donde 960 hombres y mujeres se suicidaron para evitar la esclavitud ante el Imperio Romano. En 2001, Masada fue catalogado como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, pero durante mucho tiempo ha sido una atracción popular en Israel antes de esta fecha. Construida por Herodes el Grande, rey de Judea, que reinó entre el 37 a. C. y el 4 d. C., la fortaleza protegía un opulento palacio romano, baños y cisternas de agua, que hoy se anuncia como un importante sitio arqueológico. Para el pueblo judío, sin embargo, Masada significa mucho más: es un poderoso símbolo de dónde buscaron refugio los últimos sobrevivientes de la revuelta judía. Descubierta en 1960, Masada permaneció intacta durante trece siglos. Si bien solo se puede llegar en teleférico o rutas de senderismo empinadas, Masada es una experiencia imperdible.

Las cuevas del rio Me’arot / Wadi el-Mughara

Incluidas entre los sitios del Patrimonio Mundial de la UNESCO desde 2012, Este sitio es, hasta la fecha, el único en el mundo que se han hallado vestigios de fósiles del Hombre de Neanderthal y de los primeros humanos dotados con la anatomía actual de nuestra especie en el seno de un mismo conjunto cultural del Paleolítico medio. Se pueden ver más de 500,000 años de existencia humana dentro de las cuevas y se requirieron más de 90 años de excavación para recolectar restos y vestigios de lugares de enterramiento, arquitectura primitiva en piedra y de la transición del modo de vida humano basado en la caza y la recolección a la práctica de la agricultura y la ganadería. Las cuevas de Wadi el-Mughara son una colección de cuatro cuevas autónomas (Tabun, Jamal, el-Wad y Skhul) en un sitio que abarca más de 54 hectáreas, Tabun esconde uno de los esqueletos humanos más antiguos encontrados en Israel, una antigüedad de 120.000 años. Una anciana de tipo neandertal.

Avdat

La ruta del incienso por el Negev

La ruta del incienso es una serie de antiguas rutas comerciales de gran importancia que recorre 2.000 kilómetros de tierra desértica y cruza en el territorio israelí por cuatro principales pueblos nabateos: Avdat, Haluza, Mamshit y Shivta. Entre el siglo III a. C. y el siglo II d. C., sirvió como la ruta principal entre las ciudades antiguas, lo que refleja el comercio enormemente rentable centrado en Petra, la capital del Imperio nabateo en Jordania. La UNESCO declaró la Ruta del Incienso del Negev como parte de su Patrimonio de la Humanidad en 2005, que incluye sistemas de irrigación qanat (del árabe ´canal´), fortalezas y caravasar. Los restos de estas ciudades muestran las sofisticadas habilidades de ingeniería de los nabateos mientras trabajaban contra las duras condiciones y el terreno implacable del Neguev. Los nabateos son alabados como una civilización pionera y dejaron atrás tesoros increíbles tras la conquista musulmana del Levante en el 636 d.C.

Acre - Akko

Ciudad vieja de Acre

Continuamente poblada desde el período fenicio, la histórica ciudad portuaria de Acre (Akko) ha sido parte del Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO desde 2001. Los restos de la ciudad cruzada de 1104-1201 están casi intactos y se pueden ver tanto por encima como por debajo del nivel la calle, evocando la complejidad del diseño y la arquitectura del Reino Cruzado de Jerusalén. A menudo considerado como el lugar en el que «Oriente y Occidente se encuentran», basta con pasear por la ciudad para encontrar pruebas que apoyan tal referencia, pasando por el monasterio cristiano, el baño turco y las murallas otomanas. La ciudad tal como está hoy se ha definido como una ciudad otomana fortificada típica del diseño de los siglos XVIII y XIX, con ciudadelas, hermosas mezquitas y caravasares. Sin duda, Acre garantiza una visita fascinante, pasando por pintorescas calles bordeadas de una larga y variada historia.

Jerusalem

La ciudad vieja de Jerusalén y sus murallas

Siendo la famosa ciudad santa para el judaísmo, el cristianismo y el islam, Jerusalén es uno de los símbolos más importantes del poder religioso en el mundo. Los tres hilos religiosos coexisten en 1 kilómetro cuadrado ocupado por la ciudad, dividida en cuatro barrios, con ocho puertas y 34 torres. La Ciudad Santa cuenta con 220 monumentos históricos, de los cuales la Cúpula de la Roca es la que más impresiona de inmediato. La cúpula, que data del siglo VII, está adornada con intrincados motivos florales y geométricos, considerada por las tres religiones como el lugar sagrado donde se le pidió a Abraham sacrificar a su hijo. La ciudad construida originalmente por el rey David en 1004 a. C. ha sido destruida varias veces a lo largo de sus tantas conquistas pero siempre es reconstruida y restaurada; la presencia permanente de la Tumba de Jesús en la Iglesia del Santo Sepulcro le ha ganado a esta ciudad histórica la adoración de millones.

Tel Beer Sheba

Tel Beer Sheva

Beer Sheva se menciona en la Biblia y existe hoy como la octava ciudad más grande de Israel ubicada en la entrada al desierto de Neguev. En las afueras del este de la ciudad, los visitantes encontrarán Tel Beer Sheva; uno de los 200 tels (montículos de asentamientos históricos) en el país. En 2005, el tel fue inscrito como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO y contiene restos sustanciales con conexiones bíblicas. Para los visitantes interesados en cómo vivía la gente, el sitio es una maravilla arqueológica que cuenta con el sistema de agua más profundo del Neguev (70 metros), así como las ruinas reconstruidas de una antigua ciudad que data del período israelita temprano, 10 a. C. Según la Biblia, aquí es donde Abraham e Isaac hicieron sus juramentos que luego dieron el nombre a la ciudad, que se traduce como «pozo del juramento» o «siete pozos». Tel Beer Sheva es un parque nacional que cubre 18 hectáreas de tierra y más de 3.700 años de historia; vale la pena visitarlo.

Tel Hazor

Tel Hazor

Moviéndonos desde el desierto al sur de Israel al verde norte, Tel Hazor es otro montículo arqueológico de importancia religiosa e histórica relacionada con la Biblia. Se menciona tanto en el Libro de Josué como en el Libro de los Jueces y descansa en la Alta Galilea, donde sirvió como una ruta comercial entre Egipto y Asiria mientras tenía el título de la ciudad fortificada más grande de la zona durante la Edad de Bronce y Período israelita. Catalogado como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 2005, Tel Hazor se divide en la acrópolis (palacio cananeo) y la ciudad baja, ambos llenos de grandes ejemplos de la vida comunitaria urbana antigua. Cuenta con restos tanto de la elegante ciudad como del sofisticado sistema de agua, que consta de un pozo de 45 metros de profundidad que conduce al nivel freático, diseñado para proporcionar agua a sus ciudadanos mientras están bajo asedio.

Tel Aviv - Bauhaus

La ciudad Blanca de Tel Aviv

La Ciudad Blanca es un ejemplo sobresaliente de nueva planificación urbana que comprende más de 4.000 edificios en Tel Aviv, construidos al estilo internacional conocido también como Bauhaus. Siguiendo los planes del arquitecto pionero Sir Patrick Geddes, la Ciudad Blanca fue construida entre 1930 y 1950 por varios arquitectos europeos destacados que emigraron a Israel. Sus estilos combinados dieron como resultado una mezcla de las últimas tendencias creativas de sus países de origen, creando una ciudad ecléctica de maravillas arquitectónicas. La «ciudad dentro de la ciudad» fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 2003, reconocida por su arquitectura única y su planificación urbana innovadora. Aunque los edificios «blancos» siguen las reglas generales de la Bauhaus, las tradiciones locales y las condiciones climáticas han cambiado su diseño original. A lo largo de los años, algunos edificios han sufrido ligeros cambios y renovaciones, mientras que numerosos edificios están estrictamente listados, por lo que se conservará su diseño original y se evitará cualquier alteración.

«La arqueología en Israel implica la investigación sistemática de los remanentes del pasado, desde la prehistoria hasta el final del dominio otomano. La abundancia de restos materiales es un indicio de las numerosas civilizaciones que han dejado su huella en esta tierra». Nos cuenta la secretaria de cultura de la Embajada de Israel en España y nos agrega que el trabajo es largo y arduo que quizás en años venideros veremos muchos más sitios declarados por la UNESCO, perlas de la historia de la humanidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.